Afortunadamente, cada vez son más las marcas que se están sumando en la concientización del consumo responsable. De esta manera, términos como la moda lenta o slow fashion (moda responsable, consciente, solidaria y ecológica), ya no son tan desconocidos en el mundo de la moda.

Sin embargo, optar por tener un armario más consciente, ¡no es proceso fácil!

La cultura del occidente de nuestro planeta es consumista. Estamos acostumbrados a comprar ropa que luego podamos desechar.

Ya sea porque consideramos que las hemos usado muchas veces y va perdiendo la calidad o simplemente queremos seguir lo que está en tendencia, pero a un precio accesible.

Todo ese proceso vendría siendo lo que es la moda rápida o fast fashion.

Franquicia H&M
La franquicia H&M es uno de los grandes ejemplos de venta de moda rápida

Por muchos años, gran cantidad de empresas de ropa han sabido aprovechar este hecho.

Pero, lamentablemente, en 2013 hubo un suceso que atrajo la atención a nivel mundial.

Y fue el colapso de una fábrica de ropa en Bangladesh, donde murieron más de 1000 personas. El edificio no cumplía con las medidas básicas de seguridad.

Por esta razón, se empezó a dar a conocer la conducta de este tipo de empresas.

Donde claramente explotan a sus empleados (súper mal pagados) que por lo general viven y trabajan en países como India, Bangladesh, Turquía, y por eso no nos enteramos de lo que sucede en ese aspecto.

A su vez, producen ropa en inmensas cantidades y desechan todo lo que sobra cada vez que van cambiando las tendencias. También, utilizan productos dañinos para el ambiente.

A partir de todo eso, muchos consumidores han reclamado por un cambio.

Entonces, sabemos lo práctica que ha sido la moda rápida todo este tiempo. Pero ahora estamos al tanto de todo lo que está involucrado detrás.

¡Está perjudicando tanto al medio ambiente como a las personas que trabajan allí!

Basta tener un corazoncito y conciencia de lo que nos rodea para dejar de ser un poco egoístas y optar por opciones que al fin y al cabo nos beneficiarían a todos.

Dicho todo esto, ¿cómo podemos implementar la moda lenta y crear nuestro estilo a partir de ella? A continuación, te presento 5 pasos que te guiarán en este camino.

1. Dejar de comprar moda rápida

Dejar de comprar moda rápida

Sin dudas el primer paso para este hermoso proceso es dejar de comprar ropa en las grandes tiendas de moda rápida (el 80% de mi ropa vino de Forever 21, amaba comprar allí).

Sin embargo, sabemos el hecho que comprar ropa de precio accesible es una necesidad para muchos. En especial con la situación que vivimos ahora respecto a la pandemia.

Pero realmente la culpa no recae en los consumidores, son estas empresas las que se tienen que hacer responsables de generar un cambio en ese sistema de consumo excesivo que ha traído tantas graves consecuencias.

No obstante, nosotros debemos asumir nuestro rol como ciudadanos y tomar la iniciativa para aportar nuestro granito de arena.

Hoy en día todos estamos conscientes de esta situación respecto a la moda rápida así que sólo falta tomar acción.

Y si no podemos o queremos participar en campañas o donaciones, al menos simplemente dejemos de comprar en estas tiendas. ¡Ya con eso sería un aporte súper importante!

Entrada relacionada: El gran problema de la moda rápida

2. Adquirir ropa de marcas de moda lenta o de segunda mano

Adquirir ropa de marcas de moda lenta o de segunda mano

Imagino que ahora te estarás preguntando: ¿dónde podría acudir entonces para comprar ropa?

Gracias al auge que ha tenido toda esta situación estos últimos años, afortunadamente, han surgido infinidades de marcas que practican la moda lenta.

Es importante saber que todas estas marcas van más allá de confeccionar productos de manera sostenible y ética.

Lo que buscan con el movimiento de la moda lenta es cambiar la mentalidad del consumidor. Incentivarlo a comprar ropa de segunda mano, reciclar prendas viejas y a simplemente comprar menos.

De esta forma, en muchas de estas marcas encontrarás la posibilidad de conseguir también ropa de segunda mano o vintage ya que son una apuesta más económica y original.

Ahora bien, ¿cuáles son estas marcas y dónde puedo conseguirlas?

Como mencioné anteriormente, hay muchísimas marcas de moda lenta alrededor del mundo.

Todo es cuestión de buscar cuáles se encuentran en tu país o a cuáles puedes visitar en tus viajes. La mayoría también las puedes conseguir online.

Pero, para facilitarte un poco la búsqueda, te dejaré el link de dos páginas donde te muestran un listado de tiendas de ropa sustentables:

USA, EUROPA/UK, OTROS:

https://www.sustainablejungle.com/sustainable-fashion/sustainable-clothing-brands/

LATINOAMÉRICA:

https://www.vogue.mx/moda/estilo-vogue/articulos/cuales-son-las-marcas-sustentables-de-moda-ecologica-en-latinoamerica/11021

Entrada relacionada: 10 razones para comprar ropa de segunda mano

3. Comprar en tiendas de artesanías

Comprar en tiendas de artesanías

Personalmente, esta es una de mis opciones favoritas a la hora de ir de compras. Especialmente cuando voy de viaje.

Nunca puede faltar llevarte un recuerdito de ese hermoso lugar al que estás visitando.

¡Y qué mejor que recurrir a esos puesticos de artesanías que por lo general encuentras en las partes turísticas de una ciudad!

Son una apuesta maravillosa porque estás adquiriendo un artículo súper original que no encontrarás en una tienda común. Ya sean accesorios como bolsos, sombreros, joyas, incluso hasta ropa.

Y la mejor parte es que estás apoyando pequeños negocios de personas que le ponen mucho cariño y esfuerzo a los productos que ofrecen, siendo siempre hechos a mano.

Pero, cuando hablamos de artesanía, también podemos referirnos a tiendas más lujosas.

Hay marcas de lujo que ofrecen todos sus productos 100% hechos a mano. Y lo mejor de todo es que son artículos que te van a durar toda la vida.

4. Reutilizar, reciclar y reducir tu guardarropa

Reutilizar, reciclar y reducir tu guardarropa

De vez en cuando es necesario revisar nuestro guardarropa y ver qué joyas escondidas encontramos por allí. Ya sea ropa que tienes mucho tiempo sin usar y la quieres recuperar o simplemente descartarla porque ya no te queda bien o no van con tu nuevo estilo.

Entonces, ¿cómo realizamos esto?

Bueno, primero que nada, divide esa ropa en tres categorías: la que vas a reutilizar, reciclar y donar.

Identifica cada pieza y colócalas en la categoría que consideras correspondiente.

Con eso estás simplificando tu armario y te darás cuenta de todos los beneficios que esto trae a tu vida.

Porque va más allá de implementar la moda lenta, ¡es también sentir el bienestar que te brinda organizar el espacio que te rodea día a día!

5. Adoptar el famoso “menos es más”

Adoptar el famoso “menos es más”

Quizás este sea el paso más difícil de realizar. Porque sabemos lo adictivo que puede ser ir de compras y llevarte todo lo que te guste sin pensarlo mucho.

Pero te aseguro que muchas de esas cosas terminan en tu armario y nunca vuelven a salir de allí.

Por esa razón, lo mejor es tomarse el tiempo necesario para escoger las nuevas piezas que vamos a adquirir.

Plantearse preguntas como: ¿realmente lo voy a usar? ¿la amaré siempre? Y otra súper importante: ¿se ve de buena calidad y duradera?.

Porque seamos honestos, no es lo mismo comprarte unos zapatos que te cuesten 20 dólares y te duren solo unas cuantas usadas a que te compres unos de 200 y te duren toda la vida.

Claro, exagero un poco y puedes conseguir ropa de buena calidad a un mejor precio, pero es sólo para dar a entender mi punto.

La realidad es que tomar en cuenta todos estos factores, ¡te ayudarán muchísimo para lograr tu estilo de moda lenta y sustentable!

Categorías: Moda y Belleza

0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.